Seleccionar página

Control de aves urbanas en Madrid

Contacta con nosotros

    Control de aves urbanas en Madrid

    Las palomas son, para muchas viviendas y negocios, un auténtico foco de problemas. En casi todas las ciudades, pero especialmente en grandes ciudades como Madrid, alcanzan números tan grandes que son consideradas plagas.

    Para muchos supone el deterioro de techos, fachadas y otros elementos externos al espacio. Para otros una molestia. Y para otros una amenaza dada su condición de transmisoras de enfermedades. No en vano, popularmente estas aves son conocidas como las ratas del aire. ¿Pero qué métodos existen como ahuyentador de palomas? Muchos. El control de aves profesional cuenta con multitud de técnicas para combatir estas invasiones indeseadas. Los menos agresivos, y también los más populares, son los repelentes visuales. Es la colocación de elementos como CD’s o, más sofisticado, de buhós espantapájaros que simulen ser depredadores de las palomas.

    También pueden implantarse globos reflectantes, cintas reflectantes, muñecos inflados con forma humana o molinos. Estos métodos visuales, combinados con métodos sonoros, pueden dar buenos resultados. No solo como control de palomas. También como control de aves urbanas como gorriones, estorninos o gaviotas. Los repelentes sonoros, ya mencionados, son dispositivos que reproducen sonidos de aves rapaces, sus depredadores naturales. También otros sonidos como pedidas de auxilio o sonidos que generan rechazo en las aves indeseadas. Aquí lo importante es variar los sonidos y frecuencias para que las palomas y demás aves urbanos no se habitúen.

     

    Empresa de control de aves urbanas

    Los métodos visuales y sonoros no son los únicos métodos para ahuyentar aves. Existen también métodos físicos de todo tipo. Uno de los más habituales son los pinchos antipalomas. Se trata de tiras con púas que, mediante la silicona o los clavos, se instalan en fachadas, tejados y demás estructuras frecuentadas por las palomas. Aunque su nombre parezca indicar que solo funciona con palomas, estos pinchos son útiles para espantar aves de todo tipo. De hecho, es uno de los métodos más eficaces que existen.

    Lo importante, eso sí, es que los pinchos antipalomas sean de calidad e instalados debidamente por profesionales del control de aves. Lo mismo ocurre con las redes antipájaros. Sistemas que, mediante el uso de redes, impiden que las aves tengan acceso a los espacios que desean protegerse. Aunque suelen ser muy resistentes, es imprescindible que sean instaladas por personal cualificado. Cualquier error en el emplazamiento podría suponer la ineficacia parcial e incluso total de la malla antipájaros.

    No son los únicos métodos. También existen geles repelentes cuya efectividad perdura durante todo un año. Geles que acaban en las alas y patas de las aves cuando se acercan a las zonas rociadas. Esto les produce una incomodidad que hace que los pájaros no vuelvan. Otros métodos físicos para ahuyentar pájaros son las trampas, jaulas o alambre anti palomas. Aunque son métodos menos efectivos y mucho más agresivos.

    Precio de un control de aves urbanas en Madrid

    El precio de un control de aves en Madrid varía en función de la empresa y los servicios específicos contratados. Por regla general, suele oscilar entre precios que van desde los 120 euros hasta los 500 euros. El precio medio suele estar en los 279 euros. No obstante, esto son estimaciones del sector. Los precios dependen, en última instancia, de cada empresa y la calidad de los servicios que ofrece. Así mismo, también dependerá de las dimensiones de las acciones, los materiales utilizados o el personal implicado.

    En nuestro caso, lo tenemos muy claro: no ofrecemos servicios estándar. La garantía de un precio único a cambio de un servicio único significa que los servicios no están ajustados a cada caso particular. Y nuestro centro, especializado en cómo ahuyentar pájaros, se fundamenta en ofrecer a cada cliente aquello que necesita. Por ello analizamos antes de nada la situación concreta. Solo así hemos conseguido alcanzar la excelencia por la que somos conocidos.